Tiempos de Tamaulipas > Estatal > Patch Adams contribuye a sembrar en jóvenes la universidad humanista
Estatal

Patch Adams contribuye a sembrar en jóvenes la universidad humanista

Ofrece conferencia en la UAT y recibe el reconocimiento del Rector Enrique Etienne.

“Voy a hablar acerca de vivir la vida con alegría. Y mi propuesta, es que nunca en la vida deben tener un día malo”, así de entrada se expresó Patch Adams ante cientos de universitarios a quienes habló de sus experiencias en las que, a lo largo de 51 años, ha sido un incansable médico cuyas terapias por medio de la risa, llevan diversión y esperanza de sanación a pacientes y enfermos por todo el mundo.

Invitado por la Universidad Autónoma de Tamaulipas (UAT), Hunter Doherty “Patch” Adams, fue recibido por el Rector Enrique Etienne Pérez del Río a su llegada al Teatro Juárez de Ciudad Victoria, para ofrecer la conferencia “Universitarios Gente de Bien” ante poco más de 1,200 alumnos de las facultades y unidades académicas del Campus Victoria, alumnos de otras universidades, así como público en general.

En este marco, el Rector Enrique Etienne tomó la protesta al Voluntariado Universitario integrado por cientos de estudiantes de la UAT que se suman para contribuir con el Sistema DIF Tamaulipas, institución a la que reconoció como ejemplar en materia de asistencia social. Igualmente el Rector reconoció la contribución de la Secretaría de Salud de Tamaulipas, así como a la delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por promover la risoterapia como medio alternativo de sanación.

Cabe mencionar que posterior a la conferencia con los universitarios, Patch Adams hizo una visita al Hospital del IMSS, donde fue recibido por el delegado José Manuel Assad Montelongo, inscribiendo en uno de los muros de la clínica, una frase alusiva a su filosofía de curar por medio de la risa y como instrumento de paz y justicia.

Antes, en el Teatro Juárez, el Rector agradeció a Patch Adams su participación con los jóvenes, y expresó su satisfacción por la integración del Voluntariado Universitario, que dijo, se suma a los esfuerzos que la Secretaría de Salud y el DIF realizan.

“Esto traerá como consecuencia mayores beneficios en las personas atendidas y logrará sinergias positivas entre la medicina y la voluntad de sanar. En nuestro compromiso por hacer de la UAT una

universidad más humana, a través del Voluntariado Universitario seguiremos generando junto a las instituciones más oportunidades de esperanza y bienestar”, concluyó el Rector.

Ya en la conferencia, Patch Adams habló a los jóvenes de la necesidad de llevar amor y solidaridad humana a quien más sufre; con los más desvalidos; a quienes se encuentran solos o que están en una situación de desesperanza e infelicidad. Explicó por qué se puede vivir con alegría, y dio a los jóvenes algunas estrategias para ser felices. Comentó acerca de su labor de servir sin esperar nada a cambio, exaltando valores como el amor, la compasión, la amistad y la cooperación.

“Decidí hacer una revolución del amor y a los 18 años tomé decisiones que me configuraron la vida. La primera, que quería tener un trabajo de amor, y emprendí el camino de la medicina, sabía que podía ser un doctor amoroso”, acotó. Más adelante señaló: “Me siento calificado para poderles hablar de cómo vivir con alegría, porque eso es lo que he aprendido a hacer durante 51 años. He sido payaso en cinco guerras; en campos de refugiados de zonas de desastres; y he visto muchísimo sufrimiento humano”, añadió.

Respondió a preguntas de los jóvenes, y les dijo: “Si necesitan un amigo, si tienen alguna idea, o alguna aportación a sus sueños, o si nada más quieren alegar, escríbanme”, expresó y selló el compromiso de contestar sus cartas, agregando: “Escribo a mano mis cartas, en los últimos 40 años he escrito entre 400 y 600 cartas todos los meses y siempre las he contestado todas y respondo de inmediato”, aseveró.

Patch Adams, (nació en Washington, D.C.), aderezó su conversación con algunos episodios de su vida, de su infancia y adolescencia y de cómo, tras crecer al lado de sus padres en bases militares en el extranjero, residió después en ciudades del sur de los Estados Unidos, donde se conmovió por los movimientos sociales y los derechos civiles, lo que años más tarde influyó en quien hoy, además de médico y creador de la risoterapia, es un activista social y escritor.

Patch Adams contribuye a sembrar en jóvenes la universidad humanista