Tiempos de Tamaulipas > Nacional > ‘Es política social de nueva generación’
Nacional

‘Es política social de nueva generación’

Por sus limitaciones “cada día más evidentes”, Oportunidades desaparece oficialmente para transformarse en Progresa, como eje de “una política social de nueva generación”, que tiene como reto mejorar las condiciones de más de la mitad de los mexicanos.

En Ecatepec, el municipio más poblado y pobre del Estado de México, Enrique Peña Nieto firmó el decreto que hace oficiales los cambios en el programa de atención a la pobreza, que tendrá como propósito atacar los rezagos sociales desde dos frentes: uno financiero y otro productivo.

Progresa, dijo, está enriquecido y mejor diseñado. El propósito, agregó, es que el apoyo no sólo que quede allí, “sino que realmente (los beneficiarios ) puedan insertarse en un empleo o actividad productiva que les permita alcanzar su autonomía económica”.

Oportunidades no consiguió su propósito, aseguró Peña Nieto. Ahora, explicó, la estrategia crece y evoluciona.

“Los logros de este programa (Oportunidades) han sido reconocidos internacionalmente, pero a 17 años de operación presenta limitaciones que deben ser admitidas para corregir y superar en un mejor diseño esta condición”, dijo.

Al dejar atrás los dos sexenios de vida de Oportunidades, explicó que Progresa se convertirá en el principal instrumento del gobierno federal para combatir la pobreza, al abrir para sus beneficiarios la puerta a créditos, seguros, educación financiera y becas, así como a programas que apoyen la creación de negocios.

Para lograr este propósito, los beneficiarios de Progresa tendrá acceso a 15 programas productivos. Entre ellos el Fondo Nacional Emprendedor, Programa para el Mejoramiento de la Producción y Productividad Indígena, el Programa Bécate y ProAgro Productivo.

Este esquema, agregó Peña Nieto, ofrecerá a las familias pobres “fuentes de ingresos, a partir de su propio trabajo”.

Peña Nieto presentó este balance en la Unidad Leona Vicario de Ecatepec, donde viven 173 mil personas en extrema pobreza, 300 mil más no tienen recursos suficientes para necesidades básicas como educación y salud, y a otras 850 mil no les alcanza para ropa, zapatos, vivienda ni transporte público, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Acompañado del gobernador Eruviel Ávila y de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, Peña Nieto aseguró que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), recién nombrado organismo autónomo, estará a cargo de la “rigurosa” evaluación de Progresa.

El Coneval da cuenta de la dimensión del reto que significa la pobreza en México y de los magros avances de las políticas sociales. De acuerdo con esta institución, 53.1 % de los mexicanos padecía alguna condición de pobreza en 1992. Para 2012, el índice apenas se había reducido a 52.3 %.

APOYOS SEGUIRÁN

Con Progresa mantendrá los apoyos que hasta ahora ofreció Oportunidades. Entre ellos, las transferencias en efectivo. No obstante, dirige esfuerzos en la inclusión financiera de los más pobres y en el fortalecimiento de sus capacidades productivas para el empleo.

En esta nueva etapa, explicó Peña Nieto, 6 millones de mujeres podrán acceder a talleres para aprender a ahorrar, préstamos con tasas preferenciales, seguros de vida y cuentas de ahorro que generen rendimientos y a través de las cuales puedan recibir remesas.

Los desempleados, por su parte, tendrán prioridad en el Servicio Nacional de Empleo y los niños contarán becas para estudios universitarios o técnicos superiores, que incluyen un apoyo de 5,000 pesos para inscribirse.

En su turno, Rosario Robles destacó que Prospera “rompe con el mito de que las familias pobres sólo pueden vivir de los subsidios” y concreta la decisión del gobierno federal de traspasar “la lógica asistencialista” en la política de atención a la pobreza.

Dijo que Prospera será “un cambio de paradigma” en la atención de la pobreza porque incorporar un nuevo enfoque, que lo coloca como “pionero” en el mundo.

“Lo mas fácil hubiera sido no hacer nada respecto de las necesidades que tiene el país, en cuestiones de pobreza y ausencia de trabajo, pero éste no es un gobierno que se va por la vía fácil, sino que es un gobierno de cambios, que buscar transformar, y eso es lo que hace el nuevo programa Prospera”, aseguró.

Robles explicó que las transferencias de dinero a los pobres “deben ser una plataforma para que la familia mejore, prospere, y no para que se quede estancada y no tenga ningún aliciente para cambiar”.

‘Es política social de nueva generación’