Tiempos de Tamaulipas > Internacional > Macron, presidente de Francia y bestia negra del populismo
Internacional

Macron, presidente de Francia y bestia negra del populismo

No hubo sorpresas. Emmanuel Macron, de 39 años, se convirtió ayer en el presidente de la República Francesa más joven de su historia, al derrotar, tal como anunciaban las encuestas, a la ultraderechista Marine Le Pen.

El socioliberal y convencido europeísta ganó, además, por 32 puntos de diferencia, pese al temor a que muchos votantes de la izquierda populista votasen a Le Pen, por coincidir en la lucha contra el neoliberalismo. Con el 100 por ciento del voto escrutado, el ex banquero y ex ministro logró el 66 por ciento de los votos, frente al 34 por ciento de la candidata del Frente Nacional.

Nunca en la V República un presidente habrá llegado al poder con una victoria tan clara, a excepción de lo que ocurrió en 2002, precisamente con Le Pen, pero en esa ocasión con el padre de Marine.

En esa ocasión, el conservador Jacques Chirac derrotó a Jean-Marie Le pen, candidato del Frente Nacional, con un 82 por ciento de votos. El nivel de abstención también se acerca a niveles récord, un 24,89 por ciento, la más elevada desde 1969.

Francia no es EU. “Lo que hemos hecho no tiene precedente ni equivalente. Todo el mundo decía que era imposible. ¡Porque no conocían Francia!”, subrayó Macron en la Explanada del Louvre, en un discurso cargado de emotividad ante decenas de miles de personas.

Macron, que esta misma semana recibirá el poder del  presidente socialista François Hollande, que se va como uno de los presidentes más impopulares de la historia, quiso así remarcar que su país no iba a ser derribado por la ola populista que promulgaba su rival, la derrotada Le Pen, la candidata favorita del presidente de EU, Donald Trump, y del de Rusia, Vladímir Putin. Por el contrario, el futuro mandatario quiso dejar claro su defensa de la Unión Europea, haciendo una entrada triunfal en la Explanada del Louvre, ante miles de entusiastas seguidores, con la Oda a la Alegría de Beethoven, que es, precisamente, el himno de Europa.

Ante decenas de miles de personas, Macron recordó que “ Europa y el mundo nos mira. Espero que defendamos en todas partes el espíritu de la Ilustración”.

El presidente electo reconoció que una parte de los que le dieron su apoyo ayer lo hicieron pese a no estar de acuerdo con sus ideas, “sólo por la República, contra el extremismo”. Igualmente se refirió a los que sufragaron por su rival Le Pen, que “han manifestado enojo y desconcierto; a ellos les dijo que hará todo lo posible para que dentro de cinco años “no tengan ninguna razón para votar al extremismo”.

Apoyo en junio. Macron prometió que “trabajará para restablecer los vínculos entre Europa y los ciudadanos” y garantizó también que Francia estará “en el primer rango de la lucha contra el terrorismo”, tanto en su propio terreno como a nivel internacional, “todo el tiempo que dure ese combate”.

“Defenderé Europa. Está en juego nuestra civilización, nuestra manera de ser libres” dijo.

Para consolidar la “inmensa tarea” que le queda para los próximos cinco años, el joven político socioliberal pidió a los que han votado por él que vuelvan a respaldar en las elecciones parlamentarias de junio a su plataforma política para “construir una mayoría [de gobierno] verdadera, fuerte, una mayoría del cambio al que el país aspira”.

Macron, presidente de Francia y bestia negra del populismo