Tiempos de Tamaulipas > Internacional > Trump encabeza festival de Pascua y amenaza a Corea del Norte
Internacional Por Raul Gutiérrez

Trump encabeza festival de Pascua y amenaza a Corea del Norte

El presidente de EU, Donald Trump, y su esposa, Melania, recibieron por primera vez en la Casa Blanca a más de 20 mil niños y padres para buscar y hacer carreras con los huevos de Pascua, una tradición que se remonta a 1878.

La celebración anual, conocida como “Easter Egg Roll”, gira en torno a los niños, encargados de buscar huevos de colores entre los arbustos del jardín para luego empujarlos hasta la línea de meta con la única ayuda de una cuchara de madera.

“Esta es la primera vez que mi esposo y yo organizamos esta maravillosa tradición, y es genial que todos ustedes estén con nosotros hoy. Espero que lo pasen muy bien, con muchas actividades”, aseguró Melania a las miles de personas que abarrotaban el jardín sur de la Casa Blanca.

Precisamente, la encargada de organizar la celebración, como cada año, fue la primera dama, en la edición número 139 de la carrera, que aprovechó para agradecer a la banda militar presente en el acto, al personal de la Casa Blanca y a los voluntarios que trabajaron “incansables” para “una experiencia memorable”.

“Quiero agradecer a todos los militares con nosotros hoy y a todos los militares de esta gran nación y los hombres y las mujeres de servicio en todo el mundo que nos mantienen a salvo”, añadió Melania.

Desde el Balcón Truman y acompañada por un conejito blanco de Pascua de dimensiones humanas, Melania y su hijo, Barron, que se desplazaron desde Nueva York -donde viven hasta que el niño acabe el curso escolar- para la ocasión, acompañaron al presidente para dirigirse a los invitados.

“Vamos a unirnos a ustedes y disfrutar de su compañía para rodar huevos de colores (…). Sé que mucha gente allá abajo va a tener éxito. He visto a esos niños, y ellos son muy competitivos”, dijo Trump a la multitud.

El presidente recordó que el país será “más fuerte y más grande y mejor como nación que nunca antes”, ya que aseguró que “está pasando” y que está en “el buen camino”.

Los niños que asistieron a la celebración, algunos con la famosa gorra roja con el lema de la campaña de Trump “Make America Great Again” (“Haz a EE.UU. grande de nuevo”), compitieron en la carrera y la búsqueda de los huevos de Pascua, decoraron galletas, escribieron cartas de agradecimiento a los militares y participaron en una actividad de codificación del videojuego Minecraft.

Los más pequeños también recibieron la visita de varios conejitos de Pascua, Elmo de “Ssame Street”, Peppa Pig y Dr. Seuss, entre otros personajes infantiles, que se pasearon por el césped de la residencia presidencial y los entretuvieron.

La familia presidencial, por su parte, se sentó en las mesas de talleres de decoración y participó en la creación de cartas de agradecimiento a las tropas militares estadounidenses, además de saludar a sus invitados a la Pascua de la Casa Blanca.

Como también es tradicional, Melania Trump leyó a un grupo de niños fragmentos del libro infantil “La Fiesta de los Animales”, de Kathie Lee Gifford.

Este año, que se ha visto empañado parcialmente por la lluvia, la Casa Blanca anunció que la tradicional fiesta tendría una dimensión más reducida en comparación con años anteriores, en los que se reunían más de 35.000 personas en los jardines.

Este año, la mansión presidencial puso a disposición de sus invitados 18.000 huevos de Pascua.

En los últimos años, la familia del expresidente Barack Obama contó con la presencia de artistas como Fergie, Justin Bieber, Janelle Monae y Ariana Grande, mientras hoy la orquesta del Cuerpo de Marines y los grupos Bro4 y Martin Family Circus pusieron la música.

Uno de los momentos más esperados por todos, la interpretación del himno nacional, dejó una de las anécdotas más llamativas cuando a su inicio Melania tuvo que indicarle a su marido con un gesto que se pusiera la mano sobre el corazón como hacían ella y su hijo.

Además de Donald Trump, Melania y Barron, se unieron a la fiesta los hijos adultos del mandatario Donald Jr. y Eric, acompañados de sus respectivas familias.

También acudieron el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer; la consejera presidencial Kellyanne Conway; el fiscal general de EE.UU., Jeff Sessions, y el presidente de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), Wayne LaPierre, entre otros.

La tradición de invitar a niños a la Casa Blanca el lunes de Pascua la inició el presidente Rutherford B. Hayes (1877-1881) después de que el Congreso aprobara una ley que prohibía a los niños jugar en los jardines del Capitolio por temor a que causaran daños.

Desde entonces, el “Easter Egg Roll” se ha celebrado anualmente casi sin excepciones.

Terminó la “paciencia estratégica” con Corea del Norte: Pence

La era de la “paciencia estratégica” llegó a su fin, advirtió hoy a Corea del Norte el vicepresidente estadunidense Mike Pence.

El número dos de la administración estadunidense advirtió también a Pyongyang que ante cualquier ataque, convencional o nuclear, responderá con una arrasadora y efectiva respuesta.

Pence ofreció este lunes una conferencia de prensa con el presidente surcoreano en funciones y primer ministro, Hwang Kyo-ahn, en su primera visita a la región, y la cual proseguirá este martes en Japón.

Aprovechó la oportunidad para reafirmar su compromiso en materia de seguridad con Corea del Sur, el cual calificó de inmutable.

Advirtió también que Washington desea la desnuclearización de la península coreana por medios pacíficos, pero aclaró en seguida que todas las opciones están sobre la mesa, señaló un despacho de la agencia Yonhap.

Pence habló al día siguiente de que Corea del Norte realizó un nuevo ensayo misilístico, el cual resultó fallido pues explotó a los pocos segundos de su lanzamiento, de acuerdo a informes militares surcoreanos y estadunidenses.

Pyongyang sigue adelante con su programa nuclear en busca de desarrollar una bomba nuclear transportable en un misil, así como su programa de cohetes cuyo objetivo es alcanzar la costa occidental estadunidense.

La fallida prueba de la víspera se dio al día siguiente del desfile en que el régimen norcoreano exhibió su arsenal de misiles.

Mientras tanto, en Tokio, el primer ministro japonés Shinzo Abe reveló que en su reunión con el presidente ruso Vladimir Putin de los días 27 y 28 de este mes, abordará el tema norcoreano.

Reveló también que su administración ya trabaja en planes de contingencia ante una crisis en la península coreana, incluyendo llegada de refugiados a Japón.

Trump encabeza festival de Pascua y amenaza a Corea del Norte